Hace unos meses escribía una entrada llamada “Las últimas navidades europeas” en la que hablaba de cómo miles de jóvenes estaban tomando la decisión de salir del país y emigrar a otros países en busca de un plato de comida y un techo.

Hoy,a diferencia de entonces, me he topado con un vídeo dedicado no a la salida de españoles, si no a su regreso. Cuando hablo de regreso,no estoy haciendo referencia al regreso a España para trabajar (que ojalá ocurra más pronto que tarde), estoy hablando del regreso a España con fecha de caducidad. Un grupo de jóvenes se graba a sí mismos en su viaje a la península por un mes para ver a sus familiares por sorpresa. Por desgracia su billete tiene fecha de ida, y de vuelta.  La ida da cabida a la esperanza, la vuelta, a las lágrimas. Lágrimas que no sólo fluyen por la emoción de la despedida, sino por la rabia y la impotencia de encarar una situación que ni comprenden ni quieren. Lágrimas de rabia que, en definitiva, ellos mismos dedican a los responsables de crear una situación económica cuya consecuencia directa es negarles su futuro.

PD: Ésta entrada no va dedicada a aquellos que gobiernan para el dinero y no para las personas, si no que va especialmente dedicada a los inocentes que pagan con sus sueños aquello que no hicieron

Anuncios

Usa tu propia inteligencia

Publicado: septiembre 14, 2013 en Uncategorized

Siguiendo mi costumbre de compartir vídeos que me parecen interesantes, comparto con vosotros ahora un vídeo de un gurú nacido en la India que murió allá por los años 90 llamado Osho. Es un tipo popular por tener libros de autoayuda que se venden como churros y su biografía cuenta con un hecho particular: curiosamente, sin haber formado parte de ningún partido político en su vida, le fue prohibida la entrada en EEUU en reiteradas ocasiones no por razones políticas, si no quizá por razones de interés general (yo creo que quizá por pronunciar discursos y palabras como las que en el enlace pronuncia). Osho habla en el vídeo de algo muy interesante: el hecho de usar tu propia inteligencia. Él expone que todo aquel que elige pensar (y no que piensen por él), se convierte en peligroso. En una llama viviente. Una llama que se prende dentro de él y que prende a todo aquel que le rodea, haciendo cierto aquel fragmento de “El libro de los abrazos” de Eduardo Galeano (que también comparto a continuación) en el que el escritor uruguayo afirmaba que siempre un alma encendida prende a otra alma, haciendo que dónde inicialmente había una persona lúcida, haya 10 o 100:

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.- El mundo es eso – reveló-. un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas; algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende.

Sin más, os dejo el enlace del vídeo de Osho que encontré en la página de un compañero. Espero que os guste.

Echando la vista atrás

Publicado: septiembre 5, 2013 en Uncategorized

Éste hombre no deja de asombrarme. Si hace unos meses dejaba una entrada con uno de los mejores discursos que he tenido el placer de escuchar, hoy dejo otro vídeo del mismo conferenciante (Julio Anguita) en el que nos advertía, allá en el año 1996 (y mientras los grandes partidos lo aceptaban sin rechistar), de los peligros de entrar en la moneda única.

Para entenderlo, intentaré hacer un breve resumen y poner al día sobre lo que ésto significa (sobre todo para aquellos que como yo hace un par de años, no tengan ni la más remota idea de qué significa ésto del control de la economía y de qué implicaciones tiene el hecho de que un país pierda el control de su propia moneda).

Un país soberano , es decir, un país que tiene la capacidad de decidir sobre lo que ocurre en su territorio, tiene la capacidad de controlar su moneda. La moneda es el recurso que sirve para intercambiar recursos, es decir, el elemento necesario para que exista un mercado. Sin moneda sólo existiría trueque.  La moneda es importante en un país porque en función del valor que tenga la moneda de un país, así valdrán todas las cosas que en él existan. Por ejemplo: tengo un coche valorado en 1000 euros a día de hoy. Esos 1000 euros de hoy son equivalentes a 2 onzas de oro. Si mañana el Banco Central de turno decide bajar la moneda a la mitad, tendré 1000 euros nuevamente, pero esos 1000 euros serán equivalentes a 1 onza en vez de a 2 de las de ayer. Dicho de otra manera, mi coche valdrá hoy la mitad de lo que valía ayer en términos de oro (que era como se medía ésto antes). Bien, si la moneda es algo tan importante en un país, la siguiente pregunta es : ¿Quien tiene la capacidad de controlar la moneda de un país?¿Qué poder o qué ente tiene ésta capacidad de subir o bajar lo que valen las cosas? El responsable de la política monetaria de un país es su Banco Central. Bancos centrales hay muchos, en España teníamos uno, el Banco de España ( y lo seguimos teniendo, aunque no realice ya nada de lo que hacía antes), en Francia tenían el suyo, el Banco de Francia, y en Italia también tenían el suyo, el Banco de Italia. Ellos determinaban lo que valían todas las cosas en sus respectivos territorios. Y digo determinaban porque ésto fue así hasta el años 1992. ¿Qué pasó en ese año? Que los países de la Unión Europea firmaron un tratado en el que decidieron perder su soberanía sobre el control de su moneda en pro de un Banco Central mayor al existente hasta el momento en sus países de origen (llamado Banco Central Europeo, banco que a partir de entonces controlaría una nueva moneda: el Euro). A ésta operación se le llamó “unión monetaria” y al tratado, Tratado de Maastrich. Créanme cuando les digo (en la humilde opinión de aprendiz de economía frustrado) de que el hecho de entrar en el Euro es la BASE de todo lo que estamos sufriendo a día de hoy.

Para entender lo que hace un banco central, debemos imaginarlo como una enorme máquinita de crear dinero (con manivela incluida): una máquina a la que le entran papeles blancos por un lado y de la que salen papeles tintados por otro y que tienen valor sólo porque el que gestiona el banco lo dice. Los bancos centrales antiguos como el que tenía España hacían 2 grandes labores: una era imprimir billetes cuando así fuera necesario (como por ejemplo, cuando el Estado necesitaba dinero, ocasión en la que éste acudía a su banco, le pedía dinero y éste se lo daba), y otra era la de controlar la inflación (es decir, los precios, evitando así su subida excesiva y que todo nos costara más caro sin que existiera un motivo aparente). El paso clave que ocurrió con la creación del Banco Central Europeo fue que éste, de las 2 funciones que tenían todos los bancos centrales, sólo realizaría 1: la de control de los precios, quedando terminantemente prohibido el prestar dinero a los Estados directamente. Eso significaba que ahora, desde la entrada en el Euro, cuando los Estados necesitaran dinero para poder pagar a policías, a bomberos y médicos y no tuvieran suficiente dinero con sus ingresos, no podían pedir dinero a su Banco Central (puesto que había perdido su potestad) ni al Banco Central Europeo (porque lo prohibían sus estatutos), si no que tendrían que acudir a los bancos convencionales y pedírselo en la ventanilla (como cualquiera de nosotros cuando necesitamos dinero). La consecuencia es la misma que si cualquiera de nosotros fuéramos a un banco: si al banco le conviene a sus intereses le dará el dinero, y si no le conviene, o no se lo dará o se lo dará a muy alto interés. El interés al que los bancos prestan a los estados se mide en comparación con el interés al que se presta dinero al estado alemán (que en Europa se considera que es el que nunca dará problemas), y al diferencial entre el interés que se le aplica a Alemania por prestarle dinero y al resto de países del Euro se le llama “prima de riesgo”.

Si nos paramos a pensar en lo que está ocurriendo aquí, es en definitiva el que se está dejando que decidan qué se puede y qué no se puede hacer a poderes a los que la sociedad no ha elegido en unas urnas (como es un banco privado). Por ejemplo, imaginemos que un Estado, porque así aparece en el programa político de aquel partido que ha ganado las elecciones en su país, quiere aumentar el dinero destinado a Sanidad. Éste país, cuando vaya a llevar a la realidad ésto, necesitará dinero. Si con los ingresos que tiene le basta, no será necesario que le presten dinero. Pero si no tiene dinero suficiente vía ingresos como podría pasar en un periodo de crisis, tendrá que acudir a pedirlo no ya al Banco Central Europeo (porque está prohibido), si no al Banco Santander. Si el Banco Santander tiene acciones en Sanitas, no le interesará prestarle al Estado español para que con su dinero financie una sanidad pública, si no que le interesará que acuda cuanto más gente posible a Sanitas mejor, empresa privada en la que invierte, para que a ésta le vaya bien y él gane dinero. El resultado será que prestará al Estado Español a un alto interés ya que no le conviene que ésta política se implante. Ahora bien, como el político tiene un compromiso con sus ciudadanos, accederá al préstamo. El resultado es que el estado se endeudará una y otra vez cuando haga políticas que no convengan hasta que éste no pueda acceder a los intereses a los que la banca privada le somete y se declare en quiebra, quedando intervenida su economía y por tanto,  perdiendo no ya el control sobre su moneda, si no sobre el total de su economía (como ha pasado en Grecia, Portugal e Irlanda).

Retomando la idea de la entrada, debe quedar claro que la política monetaria es la base de la economía de un país, y que ceder su soberanía es significado de que nos controlen economicamente desde fuera. Dicho de otra manera, acceder a Maastrich significó que un ente que no estaba formado por personas elegidas por la sociedad, eligieran lo mejor para ellas sin importar qué era mejor para todos. La inmensa mayoría de políticos vendieron económicamente el país y lo dejaron en manos de los acreedores bancarios (sí, de los “mercados” que a día de hoy todos tienen en la boca a todas horas). ¿Nos suena ésto de algo en éstos días que corren?. Se había hecho realidad el sueño de Mayer Amschel Rothschild (el padre de la dinastía de banqueros Rothschild) que vivió a principios del S.XVIII en Europa y que afirmó, ya entonces, las siguientes palabras:

“Dadme el control de la moneda de un país y no me importará quien haga las leyes”

Aquellos que dijeron sí a todo ésto son los responsables de que hoy estemos en ésta situación. Podríamos pensar que semejante barbaridad como es dejar que personas no elegidas por nadie controlen la economía de una sociedad encontró por aquel entonces (en los años 90 que fue cuando se tomó la decisión de dejar de controlar nuestra moneda) una enorme oposición por parte de muchos grupos políticos ¿No? Si acudimos a la hemeroteca, lo cierto es que entonces el bipartidismo dijo sí sin objeción y que existió un consenso generalizado a todo lo anterior. Tan sólo hubo un partido que se opuso a ello en solitario, partido al que pertenecía el hombre que habla en el siguiente audio (grabado nada menos que en el año 96, más de 10 años antes de que pasara lo que hoy está pasando). Sin más, comparto con vosotros sus palabras que se grabaron entonces y que, por desgracia y como se veía venir, han terminado siendo nuestra cruel realidad de ahora.

PD: Por favor, no vuelvan a votarles

Nuestra situación

Publicado: agosto 8, 2013 en Uncategorized

George Carlin es un monologuista y cómico famoso en Estados Unidos pero poco conocido en éste lado del charco. En una de sus intervenciones hace años hizo una exposición muy crítica y elocuente de cómo son y de qué buscan los que mandan en nuestra sociedad. Aunque él hace referencia constante a Estados Unidos,  las palabras del siguiente vídeo son perfectamente aplicables a nuestra sociedad europea ya que ambas regiones tienen un modelo común y una historia económica detrás. Comparto con vosotros un vídeo muy elocuente  en el que se muestra con meridiana claridad y usando jerga urbana una descripción muy clara de quienes son los que mandan en ésta sociedad  y qué buscan los del piso de arriba de los del piso de abajo: gente obediente que sepa lo suficiente como para trabajar para ellos, pero no demasiado para no pensar por su cuenta. A mi me ayudó escuchar sin vaselina, con vocabulario de la calle y por qué no, con un poco de humor cuál es mi situación. Espero que a vosotros os ayude igual que a mi.

El valor de una vida

Publicado: junio 2, 2013 en Uncategorized

Durante varios años de mi vida, tuve relación con mucha gente de Siria. Un compañero de mi clase del instituto era de allí, llegamos a tener mucha amistad y a través de él conocí a muchos compatriotas que vivían en Sevilla. Tiempo después conocí a otro compañero de aquel país, concretamente de Aleppo, un tipo muy inteligente y curtido en la vida que residía temporalmente en España mientras estudiaba su doctorado. Tiempo después y en clases de salsa, conocí a una compañera que venía también de allí y que temporalmente pasaba unos meses en Sevilla mientras evolucionaba en su profesión becada por el ministerio español. De todos ellos aprendí cómo era su pueblo y manera de ver la vida, y desde entonces, siento un profundo respeto por su cultura, por su religión y por todo el mundo árabe. Ésta entrada va dedicada a Siria, un país que en la actualidad se desangra tristemente por situar, por encima de las personas que en ese país viven, intereses geoestratégicos. Son 70.000 civiles los que ya han perecido en ella. Ésta foto y ésta entrada van en su memoria.

lasfotosderafa

NoMoreWars

“El mundo se divide en 2 clases de personas: los que viven para poseer y los que poseen para vivir. Los primeros desean ampliar sus posesiones, más acciones en la última cotización de los índices de Wall Street, más empresas en quiebra que comprar a precio de saldo. En definitiva, más posibilidades con las que tapar su propio miedo a quedarse vacíos, ya que sin todo aquello que actualmente poseen: ¿Qué serían?

Piensan que la naturaleza y los recursos que aquella posee les pertenecen. Miran a la naturaleza (y a la vida) por encima del hombro y con mirada desafiante. Están gobernados por su ansia de poder.

Los segundos, por el contrario, primero viven, y después recuerdan que necesitan de la naturaleza para poder hacerlo. Son despegados y ven en los recursos un medio, y no un fin. Viven primero para ellos, y después para lo que tienen. No se…

Ver la entrada original 77 palabras más

Levántate y Piensa

Publicado: mayo 18, 2013 en Uncategorized

Hace unos meses hablaba en “modelizando la sociedad” que en todo grupo de personas que se tercie que habiten en un territorio concreto, lo que determina que se erijan como el grupo dominante es la propiedad existente sobre los recursos (estableciéndose como el grupo dominante aquel grupo que posee los recursos de ese territorio, o dicho de otras palabras, el que más posee, más poder ejerce sobre esa sociedad). Hace unos días, recordado esto, acudió a mi cabeza sin contradicción una frase que leí hace tiempo en facebook que enunció un sociólogo y economista de los más brillantes que han existido en la humanidad:

“la ideología dominante en una sociedad es la ideología del grupo dominante”.

¿Qué quería decir éste hombre con esto?

En cualquier sociedad que se tercie, la forma de pensar y concretamente, los pensamientos del grupo que domina son los que fácilmente se encuentran de manera generalizada en la mayoría de los miembros de la misma. Pregunten por ahí verán como más de uno le dice que “somos los culpables de la crisis” o que “a los bancos hay que salvarlos con dinero público” mientras sostienen que “hay que hacer recortes porque no hay dinero para pagar los servicios públicos”. Las 3 frases son frases que encubren ideas que favorecen exclusivamente al grupo dominante pero no a los que vivimos en el piso de abajo. ¿Casualidad o un acto de automasoquismo? No, es tan sólo propaganda de ideas del grupo dominante.

Imaginemos un ejemplo hipotético. Un grupo de 100 personas habitan en una isla a la que acaban de llegar, y en ella, después de grandes trifulcas por sus recursos, sólo 5 son los que se erigen como poseedores de los mismos (uno tiene la propiedad de su agua potable, otro de la tierra, otro de su minería, etc).  En esa sociedad, 95 personas estructuralmente están en lo que a su relación con los recursos de la isla se refiere, en el piso de abajo, 5 están como grupo dominante, y como poder público o jefe de la “tribu”, algún miembro de la misma que gestiona y dirige esa sociedad (seguramente alguno perteneciente al grupo dominante).

Ésta estructura, que aparentemente parece simple, se complica un poco más con la aparición del dinero. Hartos de intercambiar un recurso por otro (es decir, de hacer trueque), en algún momento de su historia se inventaron una moneda de cambio que representó, para los miembros de esa isla, a cualquier tipo de recurso existente en la misma: a ese “recurso de recursos” es a lo que hoy día conocemos como dinero. El dinero es, por tanto y sin entrar en detalle, el recurso de todos los recursos, o dicho de otra manera, el recurso que puede intercambiarse por cualquier otro. Es un recurso que equivale a cualquiera puesto que cualquier persona con dinero puede comprar con él agua, minerales o cultivos. Por eso quien tiene dinero, más que un recurso los tiene “todos” y ninguno a la vez.

Después de explicar brevemente cómo se configura la sociedad y qué es el dinero, entramos a abordar nuestra sociedad. Algo parecido a la isla, simplificando mucho, es lo que ocurre actualmente en nuestra sociedad occidental en la que se reconoce la propiedad privada. Hay unos cuantos, un grupo más o menos numeroso pero minoritario que poseen los recursos (incluido el recurso más importante de todos, el dinero) y otro que no los posee y que trabajan para ellos para poder obtener diariamente 2 cosas: un plato de comida y un techo. Unos poseen los medios de producción y el dinero, y otros lo único que poseen es su energía o su fuerza de trabajo para obtener un sustento del que poder vivir. Es decir, unos son trabajadores, y otros son lo que tradicionalmente se ha conocido como el “capital”. Dicho de otra manera y en palabras que entiende todo el mundo, unos echan currículums y otros no.

En sociedades estructuradas en función de la posesión de los recursos, los que poseen los recursos tienen un miedo básico y consustancial a su condición, que es el miedo a perder lo que tienen. Saben que los únicos que se lo pueden quitar son los del piso de abajo. En el ejemplo de la isla, lo anterior se correspondería al miedo que tendrían los 5 que poseen los recursos de que cualquiera de los 95 restantes les quiten el agua, los cultivos o los minerales que poseen. Por eso, porque saben que existe la posibilidad de perder lo que tienen, es por lo que para ellos el control de la sociedad (y sobre todo, el control de la idea de lo que esa sociedad puede hacer) es tan importante ya que su estatus y su situación privilegiada en la sociedad depende de ello. Para que una persona actúe, se movilice y entre en acción, es necesario que previamente en su intelecto existan diferentes caminos posibles, diferentes vías o posibilidades de actuar (es decir, en nuestra vida diaria para acudir a la panadería a comprar pan yo sé, cuando conozco mi barrio, que puedo ir por 3 caminos: 2 poco convenientes en los que en uno de ellos sé que me atacan con seguridad y otro en el que sólo me atacan en 1 de cada 10 ocasiones, y uno bueno en el que sé que nunca me pasará nada). Ahora bien, si en vez de conocer 3 caminos conociera sólo los 2 peligrosos, para mí el número de posibilidades se reducirían. Ésta relación entre lo que conozco y la manera en la que actúo es en la que el grupo dominante se basa para controlar la manera de actuar de una sociedad. Si para actuar necesito previamente saber, cuanto menos sepa, más simple será mi actitud. Y si nunca me enseñan que frente a mi hay un camino seguro, jamás me plantearé andar hacia él para conocerlo.

Con éste pequeño ejemplo anterior quiero poner de manifiesto la manera que tiene el poder económico de controlar la sociedad. Al poder fáctico de una sociedad no le interesa que sepamos buenos caminos para nosotros, ellos prefieren que conozcamos la realidad que para ellos les satisface sus intereses aunque en ocasiones sean caminos peligrosos para nosotros. Ellos prefieren que seamos nuevos en el barrio y que no dominemos el “territorio”. Para entender su modus operandi, acudiré a un símil que ayudará a entender cómo montan esa inmensa escena que condiciona la opinión pública y, por tanto, la manera que una sociedad tiene de actuar (haciéndonos creer que sólo existen un número determinado de caminos cuando en realidad existen muchos más). La manera con la que nos relacionamos con la realidad cuando acudimos a un medio se asemeja a una inmensa obra de teatro. El espectáculo de los medios es como si toda la sociedad se sentara en butacas frente a un escenario y se nos dijera que la escena que los actores escenifican fueran la realidad (cuando realmente la realidad no es lo que ocurre en el escenario si no que es lo que pasa de puertas del teatro para fuera).

La manera que “ellos” tienen de controlar la sociedad (es decir, de mostrarnos en el escenario su propia película) es simple y se basa en una premisa básica: mostrarnos en bandeja SU realidad (es decir, que sólo veamos los 2 caminos de todos los existentes). El hecho de que no pensemos en un tercer o cuarto camino (como podría ser el camino de como quitarles el poder) lo consiguen de 2 maneras: una primera es teniendo el control absoluto de los medios de comunicación, y una segunda es haciendo que la sociedad no piense por su cuenta y que por tanto, únicamente conozcamos los caminos existentes a través de ellos. Para ellos es de suma importancia esto último porque, como dije anteriormente, saben que su propia existencia como grupo dominante depende de ello. Respecto al primer requisito (hacerse con el control de los medios de comunicación), ya lo han conseguido. Existen personas en España que se encargan de estudiar el mercado de las comunicaciones y a quién pertenece qué, y el modelo que sacan de los medios Españoles es demoledor: En España la mayoría de los medios de comunicación (que engloban a periódicos, cadenas de televisión y de radio) están controlados en su mayoría por 2 grandes grupos: PRISA de tendencia progresista y VOCENTO de tendencia conservadora (puedes verlo en el enlace pulsando aquí ). Esto significa, en otras palabras, que el mercado de las comunicaciones en España está dominado en su mayoría por 2 empresas. Que esté en poder de 2 empresas tiene varias consecuencias, como por ejemplo, que si éstas se ponen de acuerdo en hablar de algo (o en no hablarlo), en gran parte del abanico de posibilidades existente  en el mercado español ese determinado asunto sencillamente no aparecerá en ningún medio. Por otro lado, el segundo requisito que ellos necesitan para controlar la sociedad (una vez que poseen los medios) es el de crearte el hábito de informarte a través de ellos (es decir, que mayoritariamente conozcamos los posibles caminos existentes a través de lo que ellos nos informan) y sobre todo, de hacer todo lo posible para que no te dé por pensar e informarte por tu cuenta manteniéndote constantemente distraído y así, cuando quieras conocer la realidad o simplemente entretenerte, sólo la conozcas a través de ellos. Y desgraciadamente esto también lo están conseguido. Leía el otro día otra noticia  demoledora: “Los niños pasan 990 horas al año ante la pequeña pantalla y 960 en la escuela”; eso significa que principalmente nuestros jóvenes en España son educados por aquello que ven en el escenario que 2 empresas confeccionan. Y que un niño pase más horas siendo educado por la televisión y no por la escuela es muy peligroso. Porque en primer lugar el contenido de la televisión no se regula de manera tan exhaustiva como el académico, y en segundo lugar porque como decía Nelson Mandela, la mejor manera de cambiar el mundo es a través de la educación (haciendo que los niños aprendan). Y ellos están aprendiendo más tiempo lo que a  2 empresas les conviene que lo que a ellos les conviene. Esto significa que aprenderán aquello que interese a éstos grupos de poder que se sitúan en la actualidad como grupo dominante. En otras palabras, están enseñándoles que la realidad son 2 caminos de los 10 existentes, pero nunca les mostrarán aquellos caminos que vayan en contra de sus propios  intereses aunque éstos caminos existan.

Decía Hal Becker, un magnate de los negocios vinculado a los medios de comunicación:

“Conozco el secreto para hacer que el norteamericano crea lo que yo quiera.  Me basta con controlar la televisión….Pones algo en la televisión y se convierte en real. Si el mundo de afuera de la televisión contradice las imágenes, la gente empieza a intentar cambiar el mundo para que se parezca a lo que ven por la televisión…”

La manera de difundir sus ideas y de hacer propaganda fueron descritas por el lingüista de Massachusetts Institute of Technology llamado Noam Chomsky y se resumen en 10 puntos explicados en el siguiente video plasmados a continuación:

1-      La estrategia de la distracción.
El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a la granja con los otros animales

2-      Crear problemas, después ofrecer soluciones.
Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana o planear y ejecutar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3-       La estrategia de la gradualidad.
Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. De esa manera condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (como el neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4-      La estrategia de diferir
Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5-      Dirigirse al público como criaturas de poca edad.
La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se pretenda engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

6-      Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.
Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional y por ende al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones o inducir comportamientos.

7-      Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que el nivel de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores” (ver Armas silenciosas para guerras tranquilas).

8-      Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.
Promover en el público la idea de que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto.

9-      Reforzar la autoculpabilidad.
Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autoinvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. ¡Y, sin acción, no hay revolución!

10-   Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.
En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el que los individuos tienen y ejercen sobre sí mismos

Pero esta manipulación social tiene cura. Cuando uno se da cuenta que la función que ve es un fraude y es consciente que lo que ve no es la realidad si no su realidad, su reacción natural es abandonar la sala y buscarse otros teatros y compañías en el que no nos traten de dar gato por liebre. Si lo que hace el grupo dominante para dominar la sociedad es hacerse por un lado con el control de los medios del país y por otro, crearnos la costumbre de informarnos por ellos, es tan sencillo evitar que pensemos como ellos como acudir a otros países y crearnos a nosotros mismos el hábito de informarnos por nuestra cuenta o informarnos por medios pequeños que no les pertenecen. Otros medios de otros países tendrán su propia manipulación establecida por el grupo dominante de esa sociedad, pero al menos tendremos otro punto de vista sobre la realidad y así podremos hacernos una idea de lo que la realidad es. Si vemos una pirámide desde arriba veremos un cuadrado ya que sólo veremos su base, pero si la vemos de perfil veremos un triángulo isóceles. Sólo sabremos que es una pirámide si vemos como mínimo 2 perspectivas, pero nunca sólo con una. Lo que estoy diciendo en definitiva es que nos atrevamos a contrastar las noticias. Y ahora con internet es muy fácil, basta con ver de vez en cuando canales de otros países donde la realidad es contada de otra manera o periódicos  de otras partes del mundo, por ejemplo para los hispanohablantes, de Latinoamérica. Es, en definitiva, abandonar el papel pasivo respecto al mundo y tomar un papel activo. Buscar la información y no esperar a que venga. Es, en última instancia, levantarse de la butaca y pensar por nuestra cuenta.

Fuentes de Información que nos mostrarán otra perspectiva:

http://actualidad.rt.com

http://www.telesurtv.net/

www.meneame.net

www.hispantv.es

¿Nunca se han preguntado por qué con la que está cayendo éste país está sorprendentemente inmerso en una calma tensa?. Potencialmente, España tiene 6 millones de razones para el estallido social (eso sin contar con aquellos que de manera indirecta están resultando afectados por la crisis). Sin embargo, existiendo motivos de sobra cuanto menos para la manifestación pública, como afirmó Mariano Rajoy en Nueva York el mismo día de la huelga general del 14 de Noviembre del 2012: “la inmensa mayoría de los españoles están en su casa”. Y hay que decir que cuando lo dijo estaba diciendo la verdad. La pregunta que uno se hace es: ¿por qué?, ¿acaso no hay razones para la manifestación pública de su descontento?, ¿Qué ocurre?, ¿Qué frena a la ciudadanía a mantener una actitud activa, responsable y democrática sobre lo que le ocurre?  La respuesta la encontré en el siguiente vídeo que comparto con vosotros a continuación: existen razones para exteriorizar nuestro descontento, pero hemos aprendido a no actuar. Ésta última frase es muy importante: lo hemos aprendido. Y lo hemos aprendido porque alguien nos lo ha enseñado. A veces (las más de ellas) nos lo enseñaron los medios a través del miedo, a veces a través de mantras repetitivos (Quién no ha escuchado eso de: ¿para qué voy a salir si no va a valer de nada? o ese: ¡niño tienes que ser bueno!) o a veces por rechazo visceral mamado de papá o mamá hacia aquellos mensajes que al acudir a una concentración vamos a encontrar. Sea como fuera, ese todo aprendido que inunda nuestra cabeza cuando la frustración nos invade hace que nuestra pulsión la encaucemos hacia otra díana diferente (los políticos son unos tal y los banqueros unos cual). Hablamos desde el sillón o desde la silla del bar frente a los amigos, pero pocos son los que se atreven a manifestarlo públicamente o a movilizarse en aquella manera que consideren conveniente. Si usted se  reconoce en éstas palabras, Enhorabuena. Acaba de conocer como destrabarse. Lo único que tendrá que hacer es desaprender lo aprendido, y eso se hace actuando sin pensar y abriéndose a la nueva experiencia con actitud receptiva. Acuda a una concentración de una temática con la que se identifique, y no piense por qué. Hace unas semanas personas que actuaban y que no dudaron (pensando o a veces sin pensar, quién sabe) fueron las desencadenantes tras 10 días de protesta pacífica de la dimisión del gobierno Búlgaro. Con ello no sostengo que nuestro gobierno debiera dimitir, sostengo que movilizarse haciendo lo que cada uno tenga a su disposición sí es útil (quizá sea manifestarse, o quizá colaborando con un periódico local). Pero lamentablemente tengo que decirle que noticias como la anterior no aparecerán en los medios ya que le estarían enseñando que éste recurso se trata de un recurso útil. Y eso al grupo dominante no le resulta conveniente. Ellos, como el experimento que aparece en el vídeo, se empeñan en enseñarnos que la única opción que tenemos los jóvenes es la de resignarnos a emigrar o aceptar trabajos precarios.

Existen otras ocasiones también muy frecuentes en las que la población no se moviliza sencillamente porque no conoce lo que está ocurriendo.  Los medios ofrecen y el telespectador sintoniza programas que mantienen a la población distraída con todo típo de banalidades para mantenerlos alineados (creo que el único día en el que no existe fútbol en abierto actualmente son los viernes), pero éste tema será un buen tema para tratar en otra entrada. Sin más, comparto con vosotros éste interesante vídeo  que ayuda a entender cómo su comportamiento está más influido de lo que podría pensar en un principio por aquello que desde fuera le cuentan.