Si tuviera que elegir un requisito previo necesario para  descubrir la verdad y el mundo tal y cómo es, sin duda elegiría como tal a la curiosidad. En los intentos por intelectualizar ésta emoción, le han llamado de innumerables maneras: inquietud por saber, admiración, perturbación por la sabiduría o simplemente pasión por admirar, pero todas ellas engloban, grosso modo, al concepto referido a la perturbación que sufre el alma frente al conocimiento de la verdad.

A continuación comparto con vosotros una de las mejores explicaciones que sobre la pasión de admirar he tenido la ocasión de leer. Está sacada del libro “Pasiones de servidumbre” de AGT.

La pasión de admirar:

Los hombres y los pueblos se distinguen unos de otros no tanto por las cosas habituales a que se acostumbran, para vivir bien, como por las extraordinarias que los admiran, para vivir mejor. Lo que extraña a las personas, lo que las sorprende en sus ideas y costumbres, la curiosidad que las mueve hacia nuevas emociones y acciones, constituye la primera pasión de la condición humana: su objeto es el conocimiento. La padecen con mayor intensidad y amplitud inteligencias más despiertas, pero convertida en hábito pierde potencia, por eso es pasión creadora en científicos y novelistas pero adocenada en humoristas profesionales y guías de turismo. Hablo de admiración como sentimiento singular de esa emoción mental que produce siempre toda clase de extrañamiento. Es tan singular, que a diferencia de todos los demás sentimientos, no tiene compensación de otra emoción opuesta. Lo opuesto a ella es la ausencia de sentimiento, la indiferencia. Hay tantas cosas dignas de admiración por su grandeza o pequeñez, su bondad o nocividad, su utilidad o inconveniencia, su atracción o aversión, que sería más fácil ver la personalidad de un pueblo en lo que le deja indiferente qué en lo que le admira: dime lo que te deja indiferente y te diré quién eres

Anuncios

Nueva temporada de entradas

Publicado: agosto 21, 2018 en Uncategorized

Hace ya casi cinco años que dejé de escribir entradas para mi blog. Motivos personales me llevaron a suspenderlo. Sin embargo, desde hace bastante tiempo llevo dando vueltas a la idea de retomarlo, pero bien sea por falta de tiempo o bien por nuevas ideas que irrumpían en mi cabeza en mi constante búsqueda de la verdad, desencadenaron que hasta ahora no haya sentido el impulso a ponerme en acción para hacerlo. Hoy día todo lo que mi cabeza necesitaba reposar y cuadrar, está en su sitio. Tan sólo necesitaba la voluntad de comenzar. Situado en ese punto, mis vacaciones hicieron el resto.

En éstos cinco años que han pasado desde que escribí la última entrada he tenido  innumerables oportunidades para el aprendizaje. Todas ellas han ido poco a poco, como si de un cincel se tratara, moldeando la forma actual que tengo de ver la realidad, pero si de entre todas ellas tuviera que seleccionar alguna, sin duda alguna destacaría el acontecimiento que, casi por casualidad, supuso el cambio de visión de la realidad a un plano superior al que anteriormente me encontraba. Me estoy refiriendo al descubrimiento del pensamiento del señor Antonio García-Trevijano (en adelante AGT).

Si uno relee todas mis entradas escritas hasta el día de hoy, puede deducir sin mucho esfuerzo que lo que en aquel entonces me movía era la búsqueda por la igualdad. Sin embargo éste señor y en concreto su sistema de ideas me enseñó que aunque la búsqueda por la igualdad es un máxima en sí misma, existe un valor que se sitúa por encima de éste que ha supuesto en mí un cambio de paradigma: se trata de la búsqueda de la libertad (no sólo la individual, sino también la colectiva). Es éste valor y no la igualdad el que puede (y a mi juicio debe) aventurar la vida. No supone suprimir el camino anterior, si no que supone aumentarlo y trascenderlo. Se trata de ir más allá, de ampliar los límites. Es sobre éste valor sobre el que reside la causa que me lleva a escribir de nuevo. El motivo que me lleva de nuevo a plasmar líneas en una pantalla se basa esencialmente en explicarlo, no en un intento de apropiarme de ideas ajenas, sino en un esfuerzo por hacer que más personas conozcan lo que hoy conozco ya que estoy convencido de la importancia y del cambio que puede suponer en España y en el mundo su conocimiento.

Como aspecto final, destacar que no soy yo el primero ni seré el último que se dé cuenta de la importancia del valor fundamental de la libertad. Es por eso que cerraré con dos elementos relacionados con ella que resumen todo lo que pretendo decir en éstas líneas.

En primer lugar se trata de una bella cita en la que Cervantes apela a la libertad individual. En ella el escritor español señala que la libertad debe ser el valor que debe aventurar tu vida.

Quijote - Libertad

En segundo lugar, el segundo elemento consiste en un ejemplar de la constitución de los Estados Unidos de América aprobado el 17 de septiembre de 1787 por la Convención Constitucional de Filadelfia. Éste objeto representa la primera vez en la que un pueblo como tal se declaraba libre, suponiendo el ejemplo más importante y casi único en la historia de la humanidad en el que una comunidad alcanzaba su libertad, en un ejemplo práctico de cómo la libertad no sólo puede ser individual, sino que también puede aplicarse a un colectivo.

Constitution_of_the_United_States,_page_1

Sin más, me despido deseando que las palabras calen en el intelecto, y que el corazón se encienda con ellas.

Salud y viva la libertad.

 

 

Hace unos meses escribía una entrada llamada “Las últimas navidades europeas” en la que hablaba de cómo miles de jóvenes estaban tomando la decisión de salir del país y emigrar a otros países en busca de un plato de comida y un techo.

Hoy,a diferencia de entonces, me he topado con un vídeo dedicado no a la salida de españoles, si no a su regreso. Cuando hablo de regreso,no estoy haciendo referencia al regreso a España para trabajar (que ojalá ocurra más pronto que tarde), estoy hablando del regreso a España con fecha de caducidad. Un grupo de jóvenes se graba a sí mismos en su viaje a la península por un mes para ver a sus familiares por sorpresa. Por desgracia su billete tiene fecha de ida, y de vuelta.  La ida da cabida a la esperanza, la vuelta, a las lágrimas. Lágrimas que no sólo fluyen por la emoción de la despedida, sino por la rabia y la impotencia de encarar una situación que ni comprenden ni quieren. Lágrimas de rabia que, en definitiva, ellos mismos dedican a los responsables de crear una situación económica cuya consecuencia directa es negarles su futuro.

PD: Ésta entrada no va dedicada a aquellos que gobiernan para el dinero y no para las personas, si no que va especialmente dedicada a los inocentes que pagan con sus sueños aquello que no hicieron

Usa tu propia inteligencia

Publicado: septiembre 14, 2013 en Uncategorized

Siguiendo mi costumbre de compartir vídeos que me parecen interesantes, comparto con vosotros ahora un vídeo de un gurú nacido en la India que murió allá por los años 90 llamado Osho. Es un tipo popular por tener libros de autoayuda que se venden como churros y su biografía cuenta con un hecho particular: curiosamente, sin haber formado parte de ningún partido político en su vida, le fue prohibida la entrada en EEUU en reiteradas ocasiones no por razones políticas, si no quizá por razones de interés general (yo creo que quizá por pronunciar discursos y palabras como las que en el enlace pronuncia). Osho habla en el vídeo de algo muy interesante: el hecho de usar tu propia inteligencia. Él expone que todo aquel que elige pensar (y no que piensen por él), se convierte en peligroso. En una llama viviente. Una llama que se prende dentro de él y que prende a todo aquel que le rodea, haciendo cierto aquel fragmento de “El libro de los abrazos” de Eduardo Galeano (que también comparto a continuación) en el que el escritor uruguayo afirmaba que siempre un alma encendida prende a otra alma, haciendo que dónde inicialmente había una persona lúcida, haya 10 o 100:

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.- El mundo es eso – reveló-. un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas; algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende.

Sin más, os dejo el enlace del vídeo de Osho que encontré en la página de un compañero. Espero que os guste.

Echando la vista atrás

Publicado: septiembre 5, 2013 en Uncategorized

Éste hombre no deja de asombrarme. Si hace unos meses dejaba una entrada con uno de los mejores discursos que he tenido el placer de escuchar, hoy dejo otro vídeo del mismo conferenciante (Julio Anguita) en el que nos advertía, allá en el año 1996 (y mientras los grandes partidos lo aceptaban sin rechistar), de los peligros de entrar en la moneda única.

Para entenderlo, intentaré hacer un breve resumen y poner al día sobre lo que ésto significa (sobre todo para aquellos que como yo hace un par de años, no tengan ni la más remota idea de qué significa ésto del control de la economía y de qué implicaciones tiene el hecho de que un país pierda el control de su propia moneda).

Un país soberano , es decir, un país que tiene la capacidad de decidir sobre lo que ocurre en su territorio, tiene la capacidad de controlar su moneda. La moneda es el recurso que sirve para intercambiar recursos, es decir, el elemento necesario para que exista un mercado. Sin moneda sólo existiría trueque.  La moneda es importante en un país porque en función del valor que tenga la moneda de un país, así valdrán todas las cosas que en él existan. Por ejemplo: tengo un coche valorado en 1000 euros a día de hoy. Esos 1000 euros de hoy son equivalentes a 2 onzas de oro. Si mañana el Banco Central de turno decide bajar la moneda a la mitad, tendré 1000 euros nuevamente, pero esos 1000 euros serán equivalentes a 1 onza en vez de a 2 de las de ayer. Dicho de otra manera, mi coche valdrá hoy la mitad de lo que valía ayer en términos de oro (que era como se medía ésto antes). Bien, si la moneda es algo tan importante en un país, la siguiente pregunta es : ¿Quien tiene la capacidad de controlar la moneda de un país?¿Qué poder o qué ente tiene ésta capacidad de subir o bajar lo que valen las cosas? El responsable de la política monetaria de un país es su Banco Central. Bancos centrales hay muchos, en España teníamos uno, el Banco de España ( y lo seguimos teniendo, aunque no realice ya nada de lo que hacía antes), en Francia tenían el suyo, el Banco de Francia, y en Italia también tenían el suyo, el Banco de Italia. Ellos determinaban lo que valían todas las cosas en sus respectivos territorios. Y digo determinaban porque ésto fue así hasta el años 1992. ¿Qué pasó en ese año? Que los países de la Unión Europea firmaron un tratado en el que decidieron perder su soberanía sobre el control de su moneda en pro de un Banco Central mayor al existente hasta el momento en sus países de origen (llamado Banco Central Europeo, banco que a partir de entonces controlaría una nueva moneda: el Euro). A ésta operación se le llamó “unión monetaria” y al tratado, Tratado de Maastrich. Créanme cuando les digo (en la humilde opinión de aprendiz de economía frustrado) de que el hecho de entrar en el Euro es la BASE de todo lo que estamos sufriendo a día de hoy.

Para entender lo que hace un banco central, debemos imaginarlo como una enorme máquinita de crear dinero (con manivela incluida): una máquina a la que le entran papeles blancos por un lado y de la que salen papeles tintados por otro y que tienen valor sólo porque el que gestiona el banco lo dice. Los bancos centrales antiguos como el que tenía España hacían 2 grandes labores: una era imprimir billetes cuando así fuera necesario (como por ejemplo, cuando el Estado necesitaba dinero, ocasión en la que éste acudía a su banco, le pedía dinero y éste se lo daba), y otra era la de controlar la inflación (es decir, los precios, evitando así su subida excesiva y que todo nos costara más caro sin que existiera un motivo aparente). El paso clave que ocurrió con la creación del Banco Central Europeo fue que éste, de las 2 funciones que tenían todos los bancos centrales, sólo realizaría 1: la de control de los precios, quedando terminantemente prohibido el prestar dinero a los Estados directamente. Eso significaba que ahora, desde la entrada en el Euro, cuando los Estados necesitaran dinero para poder pagar a policías, a bomberos y médicos y no tuvieran suficiente dinero con sus ingresos, no podían pedir dinero a su Banco Central (puesto que había perdido su potestad) ni al Banco Central Europeo (porque lo prohibían sus estatutos), si no que tendrían que acudir a los bancos convencionales y pedírselo en la ventanilla (como cualquiera de nosotros cuando necesitamos dinero). La consecuencia es la misma que si cualquiera de nosotros fuéramos a un banco: si al banco le conviene a sus intereses le dará el dinero, y si no le conviene, o no se lo dará o se lo dará a muy alto interés. El interés al que los bancos prestan a los estados se mide en comparación con el interés al que se presta dinero al estado alemán (que en Europa se considera que es el que nunca dará problemas), y al diferencial entre el interés que se le aplica a Alemania por prestarle dinero y al resto de países del Euro se le llama “prima de riesgo”.

Si nos paramos a pensar en lo que está ocurriendo aquí, es en definitiva el que se está dejando que decidan qué se puede y qué no se puede hacer a poderes a los que la sociedad no ha elegido en unas urnas (como es un banco privado). Por ejemplo, imaginemos que un Estado, porque así aparece en el programa político de aquel partido que ha ganado las elecciones en su país, quiere aumentar el dinero destinado a Sanidad. Éste país, cuando vaya a llevar a la realidad ésto, necesitará dinero. Si con los ingresos que tiene le basta, no será necesario que le presten dinero. Pero si no tiene dinero suficiente vía ingresos como podría pasar en un periodo de crisis, tendrá que acudir a pedirlo no ya al Banco Central Europeo (porque está prohibido), si no al Banco Santander. Si el Banco Santander tiene acciones en Sanitas, no le interesará prestarle al Estado español para que con su dinero financie una sanidad pública, si no que le interesará que acuda cuanto más gente posible a Sanitas mejor, empresa privada en la que invierte, para que a ésta le vaya bien y él gane dinero. El resultado será que prestará al Estado Español a un alto interés ya que no le conviene que ésta política se implante. Ahora bien, como el político tiene un compromiso con sus ciudadanos, accederá al préstamo. El resultado es que el estado se endeudará una y otra vez cuando haga políticas que no convengan hasta que éste no pueda acceder a los intereses a los que la banca privada le somete y se declare en quiebra, quedando intervenida su economía y por tanto,  perdiendo no ya el control sobre su moneda, si no sobre el total de su economía (como ha pasado en Grecia, Portugal e Irlanda).

Retomando la idea de la entrada, debe quedar claro que la política monetaria es la base de la economía de un país, y que ceder su soberanía es significado de que nos controlen economicamente desde fuera. Dicho de otra manera, acceder a Maastrich significó que un ente que no estaba formado por personas elegidas por la sociedad, eligieran lo mejor para ellas sin importar qué era mejor para todos. La inmensa mayoría de políticos vendieron económicamente el país y lo dejaron en manos de los acreedores bancarios (sí, de los “mercados” que a día de hoy todos tienen en la boca a todas horas). ¿Nos suena ésto de algo en éstos días que corren?. Se había hecho realidad el sueño de Mayer Amschel Rothschild (el padre de la dinastía de banqueros Rothschild) que vivió a principios del S.XVIII en Europa y que afirmó, ya entonces, las siguientes palabras:

“Dadme el control de la moneda de un país y no me importará quien haga las leyes”

Aquellos que dijeron sí a todo ésto son los responsables de que hoy estemos en ésta situación. Podríamos pensar que semejante barbaridad como es dejar que personas no elegidas por nadie controlen la economía de una sociedad encontró por aquel entonces (en los años 90 que fue cuando se tomó la decisión de dejar de controlar nuestra moneda) una enorme oposición por parte de muchos grupos políticos ¿No? Si acudimos a la hemeroteca, lo cierto es que entonces el bipartidismo dijo sí sin objeción y que existió un consenso generalizado a todo lo anterior. Tan sólo hubo un partido que se opuso a ello en solitario, partido al que pertenecía el hombre que habla en el siguiente audio (grabado nada menos que en el año 96, más de 10 años antes de que pasara lo que hoy está pasando). Sin más, comparto con vosotros sus palabras que se grabaron entonces y que, por desgracia y como se veía venir, han terminado siendo nuestra cruel realidad de ahora.

PD: Por favor, no vuelvan a votarles

Nuestra situación

Publicado: agosto 8, 2013 en Uncategorized

George Carlin es un monologuista y cómico famoso en Estados Unidos pero poco conocido en éste lado del charco. En una de sus intervenciones hace años hizo una exposición muy crítica y elocuente de cómo son y de qué buscan los que mandan en nuestra sociedad. Aunque él hace referencia constante a Estados Unidos,  las palabras del siguiente vídeo son perfectamente aplicables a nuestra sociedad europea ya que ambas regiones tienen un modelo común y una historia económica detrás. Comparto con vosotros un vídeo muy elocuente  en el que se muestra con meridiana claridad y usando jerga urbana una descripción muy clara de quienes son los que mandan en ésta sociedad  y qué buscan los del piso de arriba de los del piso de abajo: gente obediente que sepa lo suficiente como para trabajar para ellos, pero no demasiado para no pensar por su cuenta. A mi me ayudó escuchar sin vaselina, con vocabulario de la calle y por qué no, con un poco de humor cuál es mi situación. Espero que a vosotros os ayude igual que a mi.

El valor de una vida

Publicado: junio 2, 2013 en Uncategorized

Durante varios años de mi vida, tuve relación con mucha gente de Siria. Un compañero de mi clase del instituto era de allí, llegamos a tener mucha amistad y a través de él conocí a muchos compatriotas que vivían en Sevilla. Tiempo después conocí a otro compañero de aquel país, concretamente de Aleppo, un tipo muy inteligente y curtido en la vida que residía temporalmente en España mientras estudiaba su doctorado. Tiempo después y en clases de salsa, conocí a una compañera que venía también de allí y que temporalmente pasaba unos meses en Sevilla mientras evolucionaba en su profesión becada por el ministerio español. De todos ellos aprendí cómo era su pueblo y manera de ver la vida, y desde entonces, siento un profundo respeto por su cultura, por su religión y por todo el mundo árabe. Ésta entrada va dedicada a Siria, un país que en la actualidad se desangra tristemente por situar, por encima de las personas que en ese país viven, intereses geoestratégicos. Son 70.000 civiles los que ya han perecido en ella. Ésta foto y ésta entrada van en su memoria.

lasfotosderafa

NoMoreWars

“El mundo se divide en 2 clases de personas: los que viven para poseer y los que poseen para vivir. Los primeros desean ampliar sus posesiones, más acciones en la última cotización de los índices de Wall Street, más empresas en quiebra que comprar a precio de saldo. En definitiva, más posibilidades con las que tapar su propio miedo a quedarse vacíos, ya que sin todo aquello que actualmente poseen: ¿Qué serían?

Piensan que la naturaleza y los recursos que aquella posee les pertenecen. Miran a la naturaleza (y a la vida) por encima del hombro y con mirada desafiante. Están gobernados por su ansia de poder.

Los segundos, por el contrario, primero viven, y después recuerdan que necesitan de la naturaleza para poder hacerlo. Son despegados y ven en los recursos un medio, y no un fin. Viven primero para ellos, y después para lo que tienen. No se…

Ver la entrada original 77 palabras más