Cuando la Justicia se equivoca…

Publicado: octubre 23, 2012 en Uncategorized

No quisiera pasar por alto una noticia que he leído hoy mientras hacia mi ronda matinal sobre la actualidad diaria. Recuerdo perfectamente el caso Wanninkhof y todo lo que se generó en torno a él. Para el que no lo recuerde, Rocío, una chavala malagueña, murió asesinada cuando aún no había cumplido la veintena. Inmediatamente la familia de ella vertió sus sospechas sobre una amiga de la familia, Dolores Vázquez. Para los allegados de la víctima, supongo que dejándose llevar por una mezcla entre rabia, impotencia y búsqueda a cualquier precio de la verdad, no había ninguna duda que era ella la que había cometido el asesinato.
Ésta señora, desde ese mismo momento en que la familia decidió hacer públicas sus sospechas, quedó en el punto de mira de toda una sociedad conmocionada con la noticia. Dicen que el dolor se enmascara con rabia, y seguramente eso fue lo que ocurrió cuando ésta señora, sin ninguna sentencia firme que lo afirmara (tan sólo la opinión de un grupo de personas) fue literal y psiquicamente linchada públicamente. Todos los dedos comenzaron a señalarla como culpable vulnerando todo principio de garantías hacia su derecho de presunción de inocencia. Estuvo encerrada, tal y como ella misma describió con posterioridad, durante meses en su casa mientras para la opinión pública y el común de los mortales que discurrían fuera de su burbuja, era una vil asesina.
La justicia, en paralelo, intentaba hacer su labor. Comenzó a investigar, pero su investigación, movida a mi juicio por la presión pública y por débiles pruebas inculpatorias, llevo a que el juez que instruía el caso decidiera un buen día acudir a su casa a detenerla. Pero no sin condiciones puesto que no existían pruebas al respecto para hacerlo. Sólo podría acudir al calabozo si ella accedía voluntariamente a ello. Tal y como declararía la guardia civil que dialogó con ella posteriormente, estuvieron varias horas tratando de convencerla, ya que de lo que se le acusaba era de tal debilidad, que si ella misma no accedía, la fuerza de la ley no podía tumbar la evidencia de su inocencia. Finalmente, supongo que asustada por lo que se le estaba viniendo encima, vio la opción de acudir al calabozo como un mal menor frente a la opción de continuar en su casa con lo que estaba cayendo, y accedió. Desde entonces, a los medios y a aquellos que se dejaban llevar por razonamientos especulativos, les sobraban razones para afirmar que fue ella la que aquel día asesinó a Rocio.
Los acontecimientos se sucedieron y un jucio que por los resultados se podría calificar como sumarial y “a prisas y corriendo” llevó a una persona a parar 2 años entre rejas acusada de un asesinato que no había cometido.
2 años después y a consecuencia de otro asesinato en la misma zona, aparecieron restos de ADN en el cuerpo de otra chavala (Sonia Carabantes) que coincidían con el ADN encontrado en Rocío. Ese ADN se correspondía a un hombre llamado Tony Alexander King, un inglés afincado en la Costa del Sol que se dedicaba a asesinar a jovencitas.
Como consecuencia de ello, Dolores Vázquez fue liberada y absuelta de todo cargo.
Después de todo ésto, yo me pregunto: ¿En qué inseguridad juridica estamos viviendo en éste país? ¿Resulta, entonces, que una persona en España puede terminar con sus huesos en la cárcel sólo por que la presión popular y un juez que no es capaz de soportarla se doblegue a ella?.
Habría que preguntarse qué fue de éste juez y si repitió lo ocurrido, porque desde luego, si es así, el principio de legalidad y por tanto, la certeza que tenemos como ciudadanos de que se nos aplique sólo y exclusivamente la ley, en éste país es sencillamente inexistente o, siendo más benevolente, no se apuesta con firmeza por él.
En resumen, ésta señora fue por más de 4 años sometida a un juicio injusto, y para colmo, hoy se sabe que no recibirá indemnización por lo ocurrido. Rezemos por no caer en las manos de jueces negligentes que más que justicia, aplican arbitrariamente venganza.

La noticia la podéis leer pinchando aquí.

comentarios
  1. Ese caso fue un fracaso rotundo y demuestra la ineficacia de nuestro sistema jurídico que, por ende, también está fuertemente influenciado por los poderes políticos y financieros. Dudo que, dando una vuelta de tuerca al asunto, se pudiese inculpar y encarcelar a esos poderes políticos y financieros, que nos están sumiendo hoy en día en la pobreza y la opresión, de alta traición a nuestra Nación, Nación que somos todos los que vivimos aquí.
    Gran entrada!😀

  2. Vivimos en una España salpicada por corrupción en todas las instituciones del Estado. La justicia no se salva como vimos hace poco con el presidente del Supermo que se pagaba con dinero público comilonas en Marbella. Ya escribiré una entrada a cerca de ésto en no mucho. Concretamente en como la oligarquia española se las ingenia para en épocas como la actual hacer valer sus privilegios

  3. Mr Velcro dice:

    Podrías hacer un post sobre la “politización de la justicia”. En principio se supone que son poderes independientes, pero estamos asistiendo a la disociación del poder judicial en secciones derechas e izquierdas, que es absolutamente lamentable.

    • Para despolitizarla habría que cambiar la manera en como se eligen al órgano de gobierno de los jueces ( que se llama el consejo general del poder judicial), ya que ésta gente son elegidos por las cortes y tratan de que sean mitad conservadores y mitad progresistas. Osea del PP una mitad y del PSOE la otra…..lamentable si se supone que la justicia es imparcial y apartidista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s