Modelizando a la Sociedad

Publicado: octubre 28, 2012 en Uncategorized

En el post “Otros continúan diciéndolo…”, planteé que el primer paso para modificar la realidad es conocerla (es decir, primero hay que responder a los por qués para seguidamente responder los cómo y no al contrario). Una vez emprendido éste camino  y en paralelo, entraríamos en la etapa de modificar la propia realidad (es decir, en la etapa de abordar los cómos).

En éste post me centraré en encarar el primer paso del camino: Conocer qué es lo que está ocurriéndonos. Y cuando digo ocurriéndonos, hablo de nosotros, los jóvenes. Y cuando hablo de nosotros los jóvenes, hablo, por ende, de nosotros como sociedad. Por tanto y en conclusión, para entender lo que nos ocurre a los jóvenes, es necesario entender qué le ocurre a nuestra sociedad en la que nos encontramos inmersos.

Bien, si esto es necesario; ¿qué es la sociedad? Para entender qué es la sociedad y qué le ocurre a la sociedad en la que vivimos, es necesario definirla. La sociedad somos todos nosotros: la parte personal del Estado o si se quiere, los habitantes del país. En el caso de España, la sociedad somos todos los españoles que vivimos en ella.

Lo primero que hay que saber a cerca de una sociedad es que una sociedad sólo existe si hay recursos que las sustentan. Y lo explico. Si acabamos de decir que la sociedad son personas, estas personas viven porque existen alimentos que todos los días pueden comer. También esas personas que conforman la sociedad existen si pueden dormir todos los días bajo un techo (tienen un sitio dónde guarecerse, ya que si no morirían de frio en épocas de invierno por poner un ejemplo).¿Esto que importante conclusión tiene? Pues algo tan sencillo, y tan importante como que la base de una sociedad son sus recursos.

Ahora bien, si la economía es la ciencia de los recursos, podríamos afirmar, sin contradicción, que la base de una sociedad es su economía.

La base de una sociedad es su economía

Éste principio es muy importante, porque todos nosotros vamos a depender, nos vamos a apoyar, o vamos a utilizar como sustento para nuestra existencia a los recursos. Es decir, nos vamos a asentar en nuestra economía. Si el país tiene una economía sólida, sus habitantes acostumbran a vivir de manera sólida, si su economía está depauperada o es inestable, vivirán en la inestabilidad.

Un segundo principio que hay que saber para abordar el estudio de una sociedad (consecuencia del anterior) es el de que no todos los individuos de una sociedad tienen una misma relación con los recursos. Hay personas para las que el acceso a un recurso es más fácil que para otras. Y al acceso a los recursos, se le llama PROPIEDAD. Imaginemos 2 personas en una isla diminuta. Si una de ella tiene en propiedad la isla diminuta y otra no, la relación que tienen con el recurso tierra es diferente. Esto es muy importante  porque la relacion con los recursos que tienen los distintos miembros de una sociedad va a condicionar su estructura. Es decir, el que no tiene en propiedad la isla (siguiendo con el ejemplo anterior) está en una situación de desventaja frente al que sí la tiene en propiedad. Podríamos decir que entre los recursos y él, se antepone una persona, un semejante. Pues bien, esto es de suma importancia, porque en su propia naturaleza, la propiedad genera un sistema priramidal en el que unos seres humanos están por encima de otros en lo que el acceso a los recursos se refiere. Que la base de una persona resida en su economía (en sus recursos) y que esos recursos tengan un dueño, otorga un poder diferente a unos individuos que a otros.Dicho de otra manera, el régimen de propiedad va a condicionar la estructura de una sociedad.

El régimen de la propiedad va a condicionar la estructura de una sociedad

Una vez que hemos abordado los 2 pilares básicos sobre los que se asienta una sociedad: sus recursos y a quién pertenecen, estamos en codiciones de entender cómo es la sociedad de un territorio determinado(como puede ser por poner un ejemplo, la sociedad española).

Para mi nuestra sociedad se asemeja a un bloque de pisos. Todos hemos visto bloques de pisos bajos que sólo tienen planta baja, primero y segundo y que albergan 4 hogares por cada planta. Todas las sociedades se han estructurado conforme a un modelo como el que sigue:

En un primer lugar, en toda sociedad que se tercie han existido poderes públicos (éstos poderes se corresponderían en nuestro modelo con el ático). Un poder público es aquel poder que vela por el interés general de toda la sociedad. Son individuos cuya labor ha sido históricamente la de favorecer el interés de todos. En España actualmente lo conforman congresistas, senadores, jueces, presidentes de gobierno, el rey de España y en definitiva, altas magistraturas del estado que se dedican a llevar a cabo actividades de interés general.

En un segundo lugar en nuestro modelo estaría la planta intermedia. En ésta planta nos encontramos a personas destacadas de la sociedad pero que no llegan a ser poderes públicos. Son personas destacadas porque tienen y han tenido poder sobre otros, poder que le atribuye el régimen de la propiedad existente en su sociedad. En el ejemplo anterior, el dueño de lsla tiene poder sobre el que no tiene la isla en propiedad. Son grupos dominantes que se han impuesto (históricamente o por la fuerza) sobre otros grupos a consecuencia de poseer recursos que en otros tiempos (ya veremos después que en nuestro tiempo también) actuaban en connivencia con los poderes públicos. Durante la edad media, era aquí donde se situaba la nobleza, el clero y la aristocracia (puesto que el poder público lo ejercía en exclusiva el rey).

En un tercer lugar, en la planta baja o primera planta estaría la inmensa mayoría de la sociedad.  Actualmente en occidente formamos parte de ésta los autónomos, los trabajadores, los funcionarios, los estudiantes….

Por tanto y a modo de resumen; Poderes públicos, grupos dominantes gracias a la propiedad, e inmensa mayoría son los 3 actores que históricamente existido en las sociedades.

La pregunta siguiente que uno puede hacerse es: ¿Siempre han estado los mismos? La respuesta es NO. Como exponíamos antes, la estructura de una sociedad ha ido cambiando en función de cómo cambiaba el régimen de la propiedad. Un tercer principio básico para entender una sociedad es el de saber que los cambios en el régimen de la propiedad suponen cambios en la estructura social.  Lo anterior se resume en conocer que el conflicto de interes entre unos grupos y otros por la propiedad ha traido consigo cambios en la estructura social y siempre han girado en  torno a competir por ser el grupo dominante.

Los conflictos por la propiedad y por ende, por ser el grupo dominante suponen cambios en la estructura social y han sido el motor de su evolución

Para entender cuál es la estructura actual de nuestra sociedad occidental, es necesario tener unas pequeñas nociones históricas de cómo ésta sociedad ha ido evolucionado. Y para ello me voy a remontar a 2 momentos diferenciados uno de otro por el estallido de la Revolución Francesa: una primera fecha antes de 1789, y otra segunda fecha después de 1789.

Antes de la revolución francesa, el régimen que existía en las sociedades occidentales era el absolutismo, heredero del feudalismo medieval. ¿Y cómo eran éstas sociedades?  En la planta de abajo se encontraba la inmensa mayoría de la población, que subsistía sin tener la posibilidad, salvo excepciones, de poder subir a la planta de arriba. Para éste grupo no existía ninguna manera de acceder a los puestos dominantes y ni mucho menos a los poderes públicos. Por otra parte, en la planta de arriba vivían de manera acomodada nobleza (o si se quiere, aristocracia) y el clero. En el ático (los poderes públicos) se encontraba el rey, dueño y señor de la sociedad. Resquicios de ésta estructura social pueden encontrarse actualmente en Inglaterra, Bélgica o España en los que por ejemplo, en lo que al Reino de España se refiere, todavía el rey sigue siendo el jefe del estado.

Pero los abusos de los poderes públicos, de los nobles y del clero así como la irrupción de un nuevo grupo fuerte de personas del piso de abajo iba a suponer un cambio social que atacaría a la raíz del régimen social absolutista preponderante hasta entonces. Durante todo el S.XVIII y a consecuencia del incremento en propiedad de recursos como consecuencia del colonialismo, en Inglaterra  y Francia se comenzó a gestar la base del cambio que se avecinaba. El invento de la máquina de vapor y el maquinismo supuso que a consecuencia de la revolución industrial un grupo de personas que vivían en la planta baja comenzara  a acumular una increíble cantidad de recursos hasta tal punto de comenzar a rivalizar con los grupos dominantes de aquella época: la nobleza y el clero. Estos grupos (llamados burgueses) se organizaron junto con el resto de los que vivían en la planta de abajo y echaron como grupo dominante al los pisos de arriba, suponiendo el fin como grupo dominante a la nobleza, clero y monarquía.

Así, desde entonces y siguiendo los consejos de los ilustrados, la nueva sociedad que surgió fruto de la revolución se configuró como sigue: los poderes públicos se establecerían democráticamente y gobernarían para toda la sociedad (así se conseguiría tener satisfecho al pueblo que había participado en ella), como grupo dominante y en la planta de arriba, estaría la recién triunfadora burguesía que encabezó el levantamiento. Y en la planta baja, con un poder mucho mayor al de antes de la revolución, la inmensa mayoría del pueblo que a consecuencia de la emigración del campo a la ciudad, iría transformándose progresivamente en trabajadores. De aquí en adelante, éstos 2 actores sociales serán los que protagonizarán la historia social de occidente. La burguesía, por su bajo número, siempre ha tenido miedo de que éstos se organizaran puesto que siempre ha sido conscientes de que si lo hacían, por su número podrían ser desposeídos de su condición de grupo dominante. Su estrategia ha sido siempre el de mantener a los de la planta de abajo lo más desunidos posible. Por el contrario, los esfuerzos de los de la planta de abajo históricamente han sido el de mantenerse unidos. Gran parte de los conflictos del s.XIX y el siglo XX se resume en éste conflicto de fuerzas entre unos y otros actores sociales.

Ésta nueva sociedad, compuesta por poderes públicos democráticos, por una burguesía en el piso de arriba y por la inmensa mayoría del pueblo en la planta de abajo, será la que llegaría  a nuestros días con la excepción del paréntesis comunista que ocurriría en 1917 (en el que  los trabajadores del piso de abajo se instalarían como grupo dominante, copando los poderes públicos y rebajando a burguesía de aquellos países a la misma altura que ellos).

Pues bien,adentrándonos en nuestra sociedad de hoy día, la estructura anteriormente mencionada de sociedad es la que a día de hoy existe en occidente Ésta estructura social es la que continúa existiendo en nuestra sociedad hoy día.

En los países occidentales, nuestro modelo social se configura por unos poderes públicos que copan nuestro “ático” constituidos por un poder legislativo (congreso y senado), un poder ejecutivo (presidente del gobierno) y un poder judicial. En un segundo lugar se encuentra la actual burguesía (viejos y nuevos burgueses) conocidos actualmente como grandes capitales y poderes financieros (los Emilio Botín), que se encuentran instalados en el piso de arriba y que son el grupo dominante. Por último, en la planta baja estaría el conjunto de la sociedad formada por el 99% restante, configurada por trabajadores, autónomos, funcionarios y un largo etcétera.

Es en éste 99% de la planta baja es dónde nos encontramos la inmensa mayoría de los jóvenes. Pero con una diferencia que comentaremos con más detenimiento en otros posts: más de la mitad de nosotros, con la actual distribución de los recursos, no tienen propiedades porque aquellos que sí la poseen las hacen inaccesibles. Las pocas propiedades gracias a las que nos mantienemos vivos las tienen nuestros padres, y muchos de nosotros subsistimos y vivimos a través de ellos. Vivimos en régimen de dependencia. Y sin resolución. En el régimen de propiedad actual, no sólo no estamos, si no que no tenemos la posibilidad de estar. Será, quizá, porque algunos mayores tienen tanto, que ya no queda nada más para ninguno de los nuevos que nos incorporamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s