La crisis actual y el papel social de la banca

Publicado: noviembre 10, 2012 en Uncategorized

Si cualquiera de nosotros acude a cualquiera de las manifestaciones que desde hace 2-3 años inundan las calles de España (8 al día de media en Madrid según fuentes de la propia Delegación del Gobierno), podrá ver alusiones principalmente a la banca y en menor medida a los políticos. “Ellos son los responsables”o “Emilio, tu botín es mi dinero” entre otros son los lemas que más pueden leerse en las pancartas de los que acuden a hacerse escuchar. Pero, ¿Es esto realmente así? ¿Son los banqueros los responsables de lo que ocurre? ¿O los políticos? ¿O ambos?. Es curioso ver, cuando uno comienza a informarse, cómo el inconsciente colectivo sabe más de lo que sabe. Al final voy a tener que dar la razón a Sócrates, el primer gran filósofo de Grecia cuando afirmaba, 5 siglos atrás al nacimiento de Jesucristo,  que la gente “sabe”, pero “no sabe que sabe”. En concreto él planteaba que la labor de todo maestro era encontrar la manera de “alumbrar” las verdades que su pupilo tiene ocultas en su intelecto. Para ello se inspiró en el oficio de su madre, que era partera, para proponer una “técnica” que permitiera “despertar lo que uno no sabía que llevaba dentro”. A ésta manera de alumbrar ideas él mismo la bautizó como “mayéutica”. Pasemos a ver qué de cierto hay en todo lo que se dice, que como veremos, es más de lo que a priori uno pudiera sospechar.

Para ello vamos a tener que remontarnos a hace 250 años con el comienzo de la acumulación de capitales fruto de la época del colonialismo europeo. Fue entonces cuando la labor de la usura o del prestamista (que ya existía) comenzó a incrementarse exponencialmente en lo que a su volumen de movimiento de dinero se refería. Fruto de todo ello comenzaron a abundar un buen número de personas que disponían de dinero “extra” que iba más allá que el necesario para cubrir sus necesidades básicas; así que lo que se hacía en un principio en el viejo continente era quedarse con parte de su jornal “para poder tirar” durante el mes o la semana mientras el resto del dinero sobrante lo depositaban en un lugar seguro de su casa. ¿Pero qué ocurría? Con el tiempo, el dinero que almacenaban se acumulaba y los ladrones, que no eran tontos, lo sabían. Para evitar robos y disgustos, comenzaron a existir servicios de banca privada y servicios de cajas de ahorros públicas; lugares a donde acudía la gente a dejar su dinero para que así  estuviera seguro. Una persona se ofrecía para ello; el banquero, que se comprometía a que el dinero del ahorrador estuviera en un lugar seguro y disponible para cuando él quisiera disponer de él. En contraprestación, el banquero con 100 libras que por ejemplo el ciudadano dejaba, se dedicaba a especular con ellas obteniendo finalmente 105. Parte de esas 5 libras extras se las quedaba el banquero, y otra parte se las daba al ahorrador en concepto de rentabilidad. Con éste sistema las 2 partes salían ganando, el banquero ganaba dinero con dinero de otros, y el ahorrador tenía  un sitio seguro para dejar su dinero mientras con su depósito obtenía rentabilidad “sin esfuerzos”.

Las personas originariamente acudían a un banco porque en los bancos el dinero estaba más seguro que en sus casas

El papel del banco por tanto era un papel de conexión en lo que a recursos económico se refiere. El papel especulador del banquero cumplía un fin social. Como escuché en una conferencia de Joan Antoni Melé, un simpático director de sucursal que acostumbra a salir por la televisión, antiguamente el papel social de la banca era el de conectar económicamente a personas.  En la sociedad había personas que tenían mucho dinero pero ni la menor idea de que hacer con él, y personas que tenían grandes ideas pero ningún dinero para realizarlas. Ahí es donde entraba el banquero para prestarle el dinero que los ahorradores previamente le depositaron

En una sociedad hay personas que tienen mucho dinero y no saben qué hacer con él, y personas que tienen grandes ideas y no tienen dinero para realizarlas. El papel originario de la banca es el de conectarlas económicamente

Hay algo importante que hay que saber en todo esto.  El dinero es poder. Éste sistema descrito anteriormente de entregar dinero de un buen grupo de ahorradores a manos de unos cuantos va a tener una consecuencia muy importante. Algunos, sobre todos los codiciosos con ansia de poder de la época, aprovecharon ésta coyuntura para erigirse como personas muy poderosas. Fruto de ello, durante todo el S.XVIII aparecieron dinastías de banqueros que vieron multiplicadas exponencialmente sus fortunas y por tanto, su poder. Un ejemplo de ello lo tenemos en las mayores dinastías de banqueros de la actualidad: Los Rockefeller, Los Rothschild, Los Warburg, Los Goldman, etc. De todos ellos, un ejemplo para mi muy ilustrativo es el de la familia Rothschild.  Mayer Amschel Rothschild (el padre de la dinastía) vivió a principios del S.XVIII en Europa y afirmó, ya entonces, las siguientes palabras: “Dadme el control de la moneda de un país y no me importará quien haga las leyes”. Es posible que sea casualidad, pero es enormemente interesante ver como en la actualidad se nos ha convencido de la unión monetaria, del euro y de todo lo demás, cuando en el fondo lo que se está consiguiendo es que nuestra moneda sea controlada por unos pocos y por tanto, que desde instituciones no democráticas nos gobiernen económicamente (y ya sabemos que puesto que la base de una sociedad es su economía, controlar la economía es controlar a la sociedad en su conjunto). Éstas familias anteriormente mencionadas, por cierto, son las que dirigen actualmente el banco central estadounidense, conocido también como Reserva Federal, una institución antaño pública, pero que en la actualidad es privada (quizá movido por la misma razón que el euro: tener el poder de la economía) perteneciendo en la actualidad a las 13 más influyentes familias del mundo, las mismas (salvo excepciones) que se hicieron muy poderosas en la Europa del S.XVIII. Sea como fuere, el origen (y la perdurabilidad) de sus fortunas dependió (y sigue dependiendo) en gran parte por el dinero que todos los de los del piso de abajo les dejamos.

Cuando acudimos a un banco a entregar nuestro dinero, le estamos entregando nuestro poder

En cierta manera, todos los apuntes anteriores son poco importantes para mi siempre que el papel de la banca se siguiera cumpliendo. Dicho de otra manera, que unos pocos quieran enriquecerse con el dinero de todos no supone un perjuicio social siempre que a la par éstos realizaran su labor a la sociedad. Entonces cabe preguntarse ¿Está en la actualidad la banca cumpliendo con su papel social? Para entender lo que ocurre actualmente con la banca hay que remontarse al Crack del 29 por un lado y a la crisis de rentabilidad de los años 70 por otro.

Durante todo el siglo XIX y principios del siglo XX, éstos banqueros y grandes capitales que describía anteriormente comenzaron a jugar al casino con el dinero de todos. Un buen día todo saltó por los aires; cientos de personas perdieron sus ahorros y gran parte de la economía privada de los paises se vino abajo. Muchísimas personas perdieron su empleo y el hambre y la miseria inundó la economía de occidente. Es curioso ver como en la Europa de aquel momento se comenzó a  seguir exactamente los mismos pasos que se están siguiendo en la actualidad. Por poner un ejemplo, los gobiernos de Inglaterra apostaron por la austeridad. Desde el año 29 hasta mediados de la década de los 30, se apostó por un fuerte recorte del gasto público en todas las economías occidentales (como en la actualidad). Donde el crack del 29 se sintió profundamente fue en EEUU. Allí también se siguieron políticas de austeridad siguiendo la lógica que por desgracia actualmente conocemos de  reducción del déficit y de que “sólo lo público puede salvar a lo privado”. Pero a consecuencia de la crisis,  los años demostraron que éstas política eran suicidas y llevaron a la pérdida de las elecciones para el presidente estadounidense de entonces (el señor Hoover). En 1933, un político surgió a la escena estadounidense e internacional con un plan bajo el brazo para salvar la situación. Su propuesta era sencilla: puesto que el papel social de financiar la economía real por parte de la banca había fracasado, ésta sería sustituida por instituciones públicas. Éste señor se llamó Franklin Delano Roosevelt y semejante idea económica se la proporcionó un economista inglés que gracias a ella pasaría a ser uno de los más importantes y famosos economistas del siglo XX: John Maynard Keynes. La manera de abordar el problema fue sencilla: el peso de lo público en la economía deberá ser más fuerte de lo que lo ha sido hasta ahora: los poderes privados deben estar fuertemente regulados para que no se vuelva a repetir algo así. Éste paquete de programas público (conocido como New Deal), supuso por ejemplo la creación de las autopistas interestatales en EEUU y la construcción de un gran número de presas y de obras públicas en todo el país.

La consecuencia principal de la aplicación del New Deal  (y también la II guerra mundial) fue que occidente fuera poco a poco saliendo de la crisis. Su espíritu económico, el Keynesianismo,  hizo que en los países que se aplicaba se hablara de un auténtico estado del bienestar. Durante los 30 años de políticas de Keynes, las crisis económicas fueron CERO. Si si cero, desde el 45 al 73 no existieron crisis en el mundo occidental capitalista.

Pero la fuerte subida del precio del petróleo y el peso que los trabajadores comenzaban a tener en las empresas a principios de los 70 hizo que éstas comenzaran a ganar menos  (lo que les supuso una crisis de rentabilidad). La manera de adaptarse a esta nueva crisis fue a través de un paquete de medidas que se enfocaron principalmente en disminuir el peso del estado al mínimo (lo contrario que proponía Keynes): bajada de salarios, economía basada en el crédito privado y unadesregulación de los mercados financieros.

Éste último punto es muy importante puesto que la desrregulación de los mercados (origen del crack de años atrás) suponía nuevamente dejar la puerta abierta a nuevas crisis como la del año 29. Ésto era de por sí preocupante, pero hicieron ver que no había otra salida, por lo que nuevamente los banqueros, grandes capitales y poderes financieros comenzaron a hacer aquello que les parecía conveniente. Los 2 gobiernos que impulsaron éste tipo de medidas durante la década de los 70 y 80 fueron el gobierno de Margaret Tatcher británico y el gobierno de Ronal Reagan estadounidense. El nombre que recibieron fue el de políticas neoliberales que tanto nos suenan hoy día. Poco a poco fueron extendiéndose por todo occidente. En concreto llegaron a España con la democracia y se comenzaron a aplicar por el gobierno de Felipe González y de Jose María Aznar durante toda la década de los 80 y 90. Un dato curioso es que desde que se comenzaron  a aplicar éste tipo de medidas de desregulación financiera y de bajadas de salarios, el número de crisis económicas ha sido de más de 100 en sólo 30 años mientras que durante las décadas anteriores fue cero. Como consecuencia de un mercado desrregulado, los excesos y excentricidades eran lógicos. Un de los ejemplo más claros de las consecuencias que pueden llegar a tener éste tipo de políticas de desregulación para mi fue el ataque que recibió la Libra Esterlina por parte de un solo inversor a principios de los años 90. Concretamente, a finales de 1992 un señor de origen húngaro pero con nacionalidad estadounidense llamado George Soros fue el responsable de la quiebra del Banco de Inglaterra (si, como suena, un solo hombre quebró una institución pública de un país). Como no existía regulación alguna sobre las actividades que realizaban los que tienen mucha pasta, éste señor se dedicó a comprar todos los títulos de libras esterlinas que había en los mercados de divisas. Esperaba a que subiera, y los vendía nuevamente ganando dinero con ello. Al vender las acciones los títulos bajaban, momento que aprovechaba nuevamente para comprarlos, esperar que subieran para a continuación volverlos a vender nuevamente. Repitió esa operación varias veces en un día, hasta que literalmente hizo quebrar la libra esterlina (la moneda de un país tan importante como Inglaterra) en un solo día (día que se conoció como miércoles negro).

George Soros en una de sus múltiples conferencias tras el fatídico “miércoles negro”. Desde entonces ha acudido a diferentes círculos de empresarios para transmitir sus conocimientos  Ha sido considerado por muchos yuppies como un ejemplo de buen accionista

Con ejemplos como el anterior, esta economía de casino llegaría un momento que estallaría nuevamente, y éste momento llegó  en 2008. A consecuencia de la desrregulación de las actividades de los del piso de arriba por parte de los poderes públicos,  a unos cuantos se les ocurrió dar una cantidad ingente de hipotecas a personas con alto riesgo de no poderlas pagar (hipotecas subprime). Posteriormente se dedicaron a vender por todo el mundo un papel que decía que tenían ese dinero y que lo recibirían (proceso que se conoce como titulización). La consecuencia fue que inundaron el mundo de activos tóxicos. Los bancos alemanes le compraron muchos de estos títulos a bancos estadounidenses, y los bancos españoles le compraron esos títulos a los bancos alemanes. Como fichas de dominó, el impago de una gran cantidad de hipotecas en estados unidos a consecuencia del pinchazo de la burbuja inmobiliaria estadounidense supuso la quiebra en cadena de toda la banca internacional.

La consecuencia de 30 años de desrregulación financiera ha supuesto la quiebra internacional de la banca

Como consecuencia de todo lo anterior, los bancos presentan hoy día cantidades ingentes de pérdidas, teniendo que poner un cero en donde decía que tenían cientos de miles de millones de euros (para darse cuenta de la dimensión actual de la crisis, es bueno saber que el volumen de deuda que actualmente tiene España es de cuatro veces su PIB, es decir, si sumamos las cantidades a deber apuntadas en todos los papeles contables de España, ésta sería cuatro veces toda la riqueza existente en la actualidad).  ¿Qué estrategia están siguiendo para pagar tanta deuda? Ellos saben que tal cantidad de dinero solamente se la pueden dar los poderes públicos. Y en ello están. El dinero de todos nosotros, el que le quitan a usted y a mi de la declaración de la renta, del IVA y en general, de toda la recaudación impositiva está yendo a parar a la banca privada.

El dinero de todos nosotros está yendo a parar a la banca privada para tapar sus irresponsabilidades

De todo lo anterior uno puede descubrir que lo que hoy día ocurre tiene 2 principales responsables: la banca por un lado y los poderes públicos por otro. La banca por las praxis que realiza (es su trabajo, se dedican a ganar dinero, lo llevan en el ADN, es cierto, pero no hay que olvidar que cumplen una función, y que deben seguir cumpliéndola), y los poderes públicos por consentir que que la banca no haya cumplido y esté cumpliendo su papel original. Curiosamente banca y políticos son los 2 principales focos de protesta en toda manifestación a la que uno acude. Una prueba más de que la gente sabe pero no sabe que sabe. Escucha campanas de lejos, intuye la melodía y hasta puede decir de qué canción se trata, pero cuando uno se informa, ve que el título que afirmaban escuchar era exacto. La responsabilidad de todo lo que ocurre recae en la banca y en los políticos precisamente. Curioso, ¿no creen?.

Y uno, en éste punto, puede preguntarse; ¿Qué hacer con todo éste panorama de corruptelas y desmanes?  Leí una vez que cuando uno está en un callejón sin salida, lo mejor que puede hacer es salir por donde entró. Y esto se traduce en lo siguiente:  si nosotros hemos contribuido en todo esto, nosotros tenemos parte de responsabilidad en salir de ello. ¿A qué me estoy refiriendo? Pues a varios asuntos que yo personalmente aplico para mi:

El primer asunto que yo porpongo es recuperar nuestro dinero del banco. Dicho de otra manera, debemos recuperar nuestro poder. ¿Y Por qué? Porque el papel original de la banca ya no existe en la actualidad.  El dinero actualmente no está más seguro en el banco que en nuestra casa. Escuchaba el otro día mientras iba en el autobús que actualmente si eres autónomo en España, la media de los intereses que ofrece el banco es del 30%!!!! Es decir, si actualmente soy autónomo y acudo al banco para que me den un préstamo de 100 euros, si me lo dan tendré que devolver 130 euros!!! (pensemos que la media de los prestamos antes de la crisis era inferior al 10%). Si en la actualidad estamos en ésta situación, lo mejor es no seguir dándole nuestro dinero a una institución que no cumple ninguna labor social. Insto a todo aquel que esté leyendo éstas líneas a que se pregunte qué está haciendo su banco con su dinero, que se lo pregunte a si mismo y a su banco, porque es posible que con él estén comprando bonos del estado español al 7% mientras usted se está manifestando (seguramente la respuesta no la sabrá ni el propio director de la sucursal porque si la supiera seguramente no estaría como tal). Actualmente todo el dinero que usted le está dando a la banca (si, ese que tiene usted en el banco metido porque probablemente diga: dónde si no lo voy a tener) está siendo destinado a tapar los agujeros que usted no provocó. La banca ya no cumple su labor social originaria de conectar a gente con dinero y a gente con ideas. Cuando fui consciente de las prácticas que hacía nuestro banco con nuestro dinero comencé a buscarme bancos alternativos. Y encontré un mal menor, un banco que destina el dinero de los ahorradores sólo a actividades de la economía real y a 3 sectores principalmente: medio ambiente, labores sociales y labores culturales y de ocio. Se trata de la banca ética. Yo elegí la banca ética (fue mi elección personal por el momento), pero existen otras posibilidades.

Somos responsables por omisión de la situación actual de la banca. Y por tanto, somos responsables de retomar nuestro poder y decidir dónde llevarlo

El segundo asunto es, de alguna u otra manera, tomar parte activa en los poderes públicos o exigirles al menos que miren por el interés general. Y cuando hablo de exigirles, me refiero a manifestarse. A posicionarse públicamente con otros valores (el valor del interés general frente al interés particular). Me refiero a la rebeldía de la que hablaba Anguita en el post “Pasado, presente y futuro”. Los poderes públicos son los únicos que pueden meter en cintura a los grandes poderes económicos. Al respecto pienso que es bueno resaltar como ejemplo ilustrativo al Banco de Santander. Cuando un gobierno intenta “meter en cintura” y dictar órdenes a la banca, debe hacerlo entre otros al Banco de Santander. Debe por tanto enfrentarse a una institución que tienen sólo en activos el equivalente a una vez y media el producto interior bruto de España (y ésto es sólo uno de los muchos bancos existentes). El banco se va a negar y con su enorme influencia, el gobierno que lo intentara se tambalearía (cuando no tumbaría). Ésto, por tanto, sólo lo podría hacer un gobierno que cuente con un fuerte respaldo democrático detrás (el poder de las masas negándose a su destitución o apoyando sus medidas en la calle, por ejemplo).

Exigir, manifestándolo públicamente, que los poderes públicos miren por el interés general

Y siento decirle al señor Fernandez Díaz (Ministro del Interior) o al señor Rajoy, que hacer esto no es ningún crimen. A mi juicio un crimen sí es permitir que en España personas inocentes estén pasando hambre por haberse quedado en paro a consecuencia de perder su trabajo, trabajo que perdieron porque a su empresa el banco en el que tiene sus ahorros le niega el crédito.

Y es que todo lo anterior ya lo advirtió hace 80 años el responsable de que EEUU saliera de la peor crisis de su historia, el señor Roosevelt. Por eso les metió mano a los grandes capitales y poderes financieros, para que no volviera a ocurrir algo así. Pero por desgracia con el tiempo se le ignoró. Éstas fueron sus palabras entonces que pienso que hoy es bueno recuperar:

F.D.Roosevelt durante uno de sus discursos en 1940

Recomendaciones para el congreso para frenar monopolios y la concentración de poder económico:

“Acontecimientos indeseados nos han vuelto a enseñar dos verdades sencillas sobre la libertad de un pueblo democrático. La primera verdad es que la libertad de una democracia no está a salvo si la gente tolera el crecimiento del poder privado hasta el punto que se vuelva mas fuerte que su estado democrático mismo. Eso en su esencia es fascismo. La propiedad de un gobierno por parte de un solo individuo, por un grupo o por cualquier otro poder privado dominante”

F.D. Roosevelt

Estas son las únicas propuestas que a mi se me ocurren, es lo único que puedo decir a día de hoy y soy todo oídos a nueva propuestas que se planteen. Actualmente, si  los mercados financieros no se regulan, estamos dejando abiertas las puertas para que una crisis como la actual pueda ocurrir nuevamente dentro de 20 ó 30 años.  Porque sólo si hoy tomamos el poder y la responsabilidad de nuestro mundo, y si exigimos a los poderes públicos que metan en vereda a tanto chorizo encorbatado (como a los George Soros de la actualidad), podremos asegurar que nuestros hijos no vean lo que hoy nosotros estamos viendo: un futuro sin horizonte.

comentarios
  1. ¡Has apretado el acelerador! Ahora sí es verdad que estás abriendo la Caja de Pandora. ¡Gran entrada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s